TATA

Modificado el: 10/01/2014 Imprimir PDF

Acercábamos las cáscaras

al fuego de las hornallas

y las apretábamos

para exprimirles

todo el aroma dorado

y todas las estrellas

anaranjadas posibles.