LECCIÓN DE ASTRONOMÍA

Modificado el: 08/05/2011 Imprimir PDF

 

                                      A mi madre

-“Hay que esperar el menguante para la poda”-
expresó, segura.
Y luego me invitó a mirar el cielo
para confirmar las lunitas
que habíamos visto en el almanaque.
Su dedo recortado entre las estrellas
me indicó la esfera luminosa.
-“¿Ves?”- insistió
-“Ya está por menguar,
le falta una rodaja...”

Y yo sentí
que una larga enredadera
unía mi mano, la suya y la luna.

Y me olvidé de la poda.