EDAD

Modificado el: 10/05/2011 Imprimir PDF

 

Detrás de mí,

detrás de ti

la ordenadora dobla las camisas,

mete de nuevo las llaves en los bolsillos,

propone la medicina necesaria.

Detrás de ti,

de mí,

la que adivina.

Sólo que el niño ya no cree

en su receta favorita.

 

Te tiende la mano.

Pero delante tuyo están las voces,

delante de mí está el silencio.

Madre:

no te preocupes;

deja que advenga el caos.