PLANTA

Modificado el: 11/05/2011 Imprimir PDF

 

A través de decenios, de patios,

trasplantes, mudanzas, basuras,

desdenes, colillas y helechos

vuelve a florecer el lirio atigrado

de noviembre,

traído por tus manos

a los canteros de mi adolescencia.

Miro sin asombro el milagro.

Envejezco,

rabiosa de vida, como el lirio.

 

 

(Salió en el Libro Seguay en19 79)