EL CHORLITO

Modificado el: 12/05/2011 Imprimir PDF

 

EL CHORLITO

 

En la Argentina hay diversas especies de chorlos, entre ellos el (Thinocerus rumicivorus), el chorlo pampa (Pluviales dominicus). En las colecciones del Museo de Entre Ríos se hallan representados el chorlito (Tringa solitaria cinnamonea), el chorlito manchado, el chorlo menor de patas amarillas,el chorlo canela, el chorlo cabezón y otros. La frase cabeza de chorlito expresa candidez, ligereza de juicio o falta de sentido razonador. Caer como un chorlito o dejarse agarrar como un chorlito, indica incapacidad revelada en determinado trance para oponer recursos defensivos frente a designios adversos.

 

 

 

 

Vestido de espuma y sombra;

el porte airoso y sencillo;

pequeñita la cabeza;

hurgador delgado pico.

Pone la nota más tierna

en las costas de los ríos

y con su presencia alegra

el arenal extendido.

Amador de las dulzuras

de los días de estío,

les saca el cuerpo a los daños

de los rigores del frío.

Por las playas se pasea

en el sol del tiempo lindo,

cuando la atmósfera tiene

caricias tibias y mimos.

Frente al vasto panorama,

junto al ancho espejo líquido,

en las mullidas arenas

hace en un hoyo su nido.

Muestra su esbeltez de flor,

frágil, delicado, erguido,

lleno de gracia inocente

por las márgenes del río.

Su confiada mansedumbre

no repara en los peligros.

Retozando y aleteando

en jubiloso ejercicio,

por la arena se expansiona

juguetón como un chiquillo.