CAMINANDO EN EL VIENTO DE BOEDO

Modificado el: 13/05/2011 Imprimir PDF

 

Todos los días al volver a casa
desde el trabajo gasto el dinero
que no tengo comprando libros inútiles.
Todos los días vuelvo borracho
desde el centro.  La historia recuerda
pocos hombres que, así, hayan llegado
a los ochenta.  Miro las membranas metálicas
de los techos destellar bajo la luna, escucho
los largos maullidos de los gatos reunidos
en terrazas.  Grito bajo el viento del barrio,
ante la oscuridad y las horas que pasan,
y me pregunto por qué, los hombres,
sólo pensamos en las cosas que nos atormentan.
 
 
(De: “Ruta de la inversión”)