ANTES DE LA CENIZA

Modificado el: 21/05/2011 Imprimir PDF

   A Ana María Mañé        

         y Amarú Oropeza         

 

                            1. Antes  de la ceniza

 

                       ANTES de la ceniza o de la nieve

                  yo habré de arder: me vestiré de hoguera.

                  Fuego en otoño y brasa en primavera

                  no quiero que la llama me sea leve,

 

                       De a poco iré trastocándome en madera;

                   seré la savia lenta que se mueve

                   hasta  el confín del árbol, y se atreve

                   a despedirse en flor, antes que muera.

 

                        No es muy arduo ser flor,  pero madura

                    por el día solar que la ha templado

                    y en corola metálica perdura.

 

                        No es difícil ser fuego enamorado,

                     que al tiempo de quemar a  la hermosura

                     crea otra flor de fuego a su costado.              

 

                                    6. De tierra

 

                         ENAMORADO estoy de lo que pasa,

                     por eso sé que mi durar termina.

                     Como la llama, espiga de la brasa,

                     seré una flor fugaz que se ilumina.

 

                          Me arranqué de la carne cada espina

                     y las eché a volar…Nada me abrasa.

                     Mi paso con el Tiempo se acompasa.

                     Tengo su mismo andar, su misma ruina.

 

                           Y si me voy, no  volveré a este mundo

                      con una rosa en cruz en mi costado.

                      Una  pena  de amores me destierra.

 

                            Volveré, volveré, transfigurado

                       como un canto en el  viento vagabundo.

                       No me conocerán: seré de tierra.

 

                                     12. Redondez           

 

                            QUIERO tu llama azul quemando plena

                        y enrojeciendo toda mi ceniza.

                        Para tu leve lentitud, mi prisa;

                        mi  olor clavel cubriendo tu azucena.

           

                            Vives eslabonada a mi cadena,

                         espiral en mi viento que te riza.

                         Corazón pedernal que no se triza

                         sino para mezclarse con tu arena.

 

                            No siendo yo lo que tú eres, formamos

                         ese  milagro espléndido y profundo:

                         el indistinto aroma de dos  ramos.

 

                            Y cuando en sombras de alma yo me  hundo

                         tú asciendes con el alba, y conformamos

                         la redondez magnífica del mundo.

 

                                     21. Piel de amor 

 

                            YO, que bajé del olvido, enamorado

                         de un dolor tan hermoso como amarte,

                         por tu gracia subí  transfigurado

                         en música de amor para cantarte.

 

                            Aunque baje dolido y desollado

                         de la  sangre no pude separarte.

                         Toda una piel de amor me ha resguardado

                         del riesgo de quererte y  olvidarte.

 

                            Escucha de mi piel el resplandor.

                         No necesitas que te  diga nada

                         porque todo lo sabes por amor.

 

                            No digas nada, nada, nada…Cada

                         recuerdo de tu boca es una flor,

                         y ya  tengo la boca iluminada.