ENTREVISTA A MARIO DANIEL VILLAGRA SOBRE "TÁNDEM"

 


¿Cuáles son los objetivos del proyecto “Tándem”?

Hoy, 2021, Tándem es una asociación francesa, de la ley de 1901, que creamos en enero 2020; el objetivo es la producción y a la difusión de contenido cultural.

 

¿Cómo surge “Tándem”? ¿Quiénes participan de él?

Surge, primero, de charlas fuera de la facultad con algunos de los miembros; vimos las necesidades de crear un “reparo” para poder trabajar, de alguna manera, legalmente en diferentes producciones; en mi caso, ya venia trabajando con el cine y la literatura, y parte del equipo que hoy integra la asociación también formó parte de anteriores experiencias. Entonces, se juntan necesidades individuales y colectivas, sobre todo éstas, y esa “junta” de las inclinaciones y búsquedas estilísticas y artísticas es diversa, porque las nacionalidades también lo son.  

De manera tal que en Tándem hay dos maneras de participar; una es siendo parte de la asociación y otra es colaborando con los proyectos. En ese sentido, hay persona que están en la asociación pero no involucrados directamente a todas las líneas de trabajo; sobre todo que, por ahora, la línea que más se desarrolla es la del cine. Luego, en cada producción hay gente que se suma o se baja.   

 

Tándem significa “Bicicleta movida por dos o más personas sentadas una detrás de otra y provista de pedales para cada una de ellas”, ¿por qué ese nombre?

Bueno, agregando a lo que dije anteriormente, Tándem, además de una asociación, es un concepto sobre una cierta manera de producir; es metafórico, pero lo metafórico tiene que ser cien por cien real, de lo contrario deja de existir. Yo te podría nombrar las personas que participaron desde la primera película sobre Zamarripa, pasando por la de Federik y la de Calveyra, porque tengo miedo, no de olvidar, sino de nombrar a alguien que no se sienta ya en Tándem. Además, para eso están los créditos que no me dejan mentir. Tándem quiere decir, en otras palabras, que siempre hay un sujeto/objeto delante de nosotros. Y el caso del cine esa metáfora se hace gráfica cuando uno tiene que montar un equipo, pensar en diferentes planos y niveles interpretativos.   

 

La primera producción es “Marta Zamarripa, una poeta en pie”. ¿A qué se debe que el comienzo sea con la poeta Zamarripa? ¿Es premeditado?

A Zamarripa la conocía por un programa de radio que teníamos, ya en Tándem, pero sin saberlo… Un día la entrevisté gracias a un tal Wilson, perseguido político en la última dictadura, que me la presentó… no por casualidad ellos se conocían, sabemos de Zamarripa y sus poemas en contra de la tiranía golpista. En fin, un día, Marta Zamarripa estaba en Paraná esperando que la venga a filmar; una investigadora y un equipo. Lo que sucedió es que una lluvia en Entre Ríos, en Argentina, suspendió el rodaje imaginemos si no suspenderá un asado, como se lee por ahí en el principio de una novela. Bueno. Zamarripa me llama desde el hotel, en la peatonal, para contarme eso. En ese momento, llamo a un amigo y le digo que traiga la cámara. Allí comenzó, así. Luego viajé sucesivas veces hacia Victoria, no solamente para registrar. En ese sentido, el primero no fue premeditado, porque en paralelo a que el film sobre Zamarripa se desarrollaba, se armaba una carpeta con posibles otras producciones.

 

Algunas producciones como “Miguel Ángel Federik, LE POETE AUX PIEDS NUS” o “Marta Zamarripa, UNE POETESSE DEBOUT” tienen los títulos y subtítulos en francés, ¿cuál es la relación del proyecto con Francia? También las publicaciones de Instagram (@tandemprod) están escritas en francés y español.

En efecto, Miguel Ángel Federik fue el posterior a Zamarripa, y fue él quien me recordó de Calveyra vivía en París. Entonces, antes de venir a Francia presenté un proyecto para investigar y difundir autores de la región que tuvieran una vida, o al menos una temporada, en tierras galas. De manera tal que una primera etapa fue difundir lo ya hecho: Zamarripa y Federik, subtitulado al francés y que proyectamos en Casa Argentina en la Ciudad Internacional Universitaria. Posteriormente fue la película de Calveyra, que presentamos por primera vez en Casa de América Latina en Paris, en 2018.   

De hecho, la novedad y toda esa presencia en Instagram, Youtube y Facebook, es porque en Tándem ya estamos trabajando en un nuevo proyecto: Silvia Baron Supervielle, traductora y escritora argentina-uruguaya que vive en Paris desde 1961. En ese sentido, es que estamos lanzando un crowfunding para poder desarrollar el rodaje; les dejo el link para ver el adelanto de imágenes y, por qué no, colaborar.

 

 ¿Qué efectos produce difundir nuestra literatura a personas de otras lenguas y nacionalidades?

El efecto es algo difícil de ver, o llevará tiempo. Lo que sí te puedo decir es que existe un canon de lectura de la literatura argentina, que comienza con Borges, pasa por Cortázar, Pizarnik que incluso es menos conocida que Calveyra, al menos aquí (y algunos otros clásicos y contemporáneos, y también depende de “recorte investigativos que tal o cual persona haga). Entonces, lo que uno modestamente trata de hacer es decir: “hay un gajo” de literatura argentina que es la de mi provincia, entre Uruguay y Argentina, abrazada por dos ríos que nacen en Brasil, y que estuvo llena de lenguas debido a los inmigrantes y llena de sabiduría y relatos ancestrales; ahora bien, y así avanzamos, esta provincia fue República y fue una provincia que pensó el país. Entonces, cuando uno comienza a explicar eso, en general, y luego en lo particular, por ejemplo, que Carriego no era un invento de Borges, y que el padre de Borges nació en Paraná, por ejemplo, y otros etc. ahí se comienza a abrir otro panorama de lecturas, no solamente para estudiantes de otras nacionalidades, también para los profesores.    

 

El canal de Youtube es “Su móvil, nuestro móvil. Serie de poetas”, ¿solo piensan hacer producciones sobre poetas? ¿O también van a incluir narradores?

Puede ser, de hecho, la próxima escritora no es solamente poeta.

 

Por último, las producciones hechas por Tándem hasta el momento son las de Marta Zamarripa, Miguel Ángel Federik y Arnaldo Calveyra, ¿ya saben qué viene después? ¿Quién será el próximo o la próxima en formar parte?

De hecho, la novedad y toda esa presencia en Instagram, Youtube y Facebook, es porque en Tándem ya estamos trabajando en un nuevo proyecto: Silvia Baron Supervielle, traductora y escritora argentina-uruguaya que vive en Paris desde 1961. En ese sentido, es que estamos lanzando un crowfunding para poder desarrollar el rodaje; les dejo el link para ver el adelanto de imágenes y, por qué no, colaborar.

https://fr.ulule.com/tournage-du-documentaire-silvia-baron-supervielle/?utm_campaign=presale_130771&utm_source=shared-from-Ulule-project-page-on---http.referer--&utm_medium=uluid_3765995-post-202106180827

 

 

 

Entrevistado por Felipe Hourcade para Autores de Concordia.